Estándares y guías para la digitalización

Guía de mejores prácticas para contenido UX en servicios digitales

¿Qué es el contenido UX?

Para entender qué es el UX Writing, es necesario comprender la importancia de darle una mejor experiencia de navegación al usuario en un portal web o servicio digital. Es fundamental brindarles a las personas herramientas digitales de uso sencillo y práctico, a fin de que resuelvan dudas o ejecuten acciones con celeridad. Esta simplificación de los métodos ayuda a normalizar el uso de los servicios digitales.

El principal objetivo del redactor de contenido UX es brindar un lenguaje fluido en cada interacción de un servicio digital para que la navegación sea entendible e intuitiva para el usuario, teniendo como principal herramienta el texto. Ofrecer un contenido óptimo es tan vital como el aspecto visual. El ejercicio profesional del UX Writer no implica solo saber escribir, sino también entender qué necesitan las personas que están interactuando con una aplicación o una página web y, de esta manera, ayudarles a conseguir lo que están buscando. Por ello, cada frase o idea que transmitas debe tener una razón de ser y estar pensada para el usuario específico del servicio que estás diseñando.

Guía de redacción UX en servicios digitales

Para mantener una interacción eficaz con los usuarios en las plataformas o servicios digitales, debemos seguir una serie de normas y pasos que contengan todos los fundamentos del UX Writing o contenido UX.

Sé breve y preciso

Para empezar, utiliza la menor cantidad de palabras posibles para expresar una idea, formulando mensajes claros y concretos. Según estudios, la mayoría de usuarios no leen por completo la información, tan solo lo hacen a grandes rasgos. Por ello, el contenido debe lograr que se capte la idea en el sitio web de forma rápida y sin mucho esfuerzo.

Por ejemplo, en lugar de “si quieres descargar esta guía, empieza por registrarte en nuestra página web”, lo ideal es escribir “regístrate y consigue tu guía gratis”. Abrevia sobre el servicio. Con una explicación clara y concisa, comprenderá rápidamente la finalidad de esta y, por consiguiente, hará que la interacción sea más exitosa.

Usa una voz activa

Es importante utilizar un tono que se muestre cercano al lector y que conecte con él. Para ello, debes hablarle de forma amistosa y directa, en segunda persona, como si estuvieras conversando con él. Además, puedes considerar mensajes exclusivos en los correos electrónicos para que sienta esa proximidad y confianza durante toda la experiencia.

Por ejemplo, en vez de "el administrado deberá ir a una entidad bancaria para efectuar el pago correspondiente", dile "acércate al banco o agencia bancaria más cercana con tu documento de identidad y paga el monto correspondiente". Otro ejemplo, en lugar de "tu mensaje ha sido enviado", lo ideal es escribir "hemos recibido tu mensaje".

Elige palabras sencillas y fáciles de entender

Para que el contenido sea leído con claridad, es imprescindible el uso de un lenguaje fácil que no incluya términos técnicos o rebuscados. No olvides que cada palabra cuenta -sobre todo, si se trata de un mensaje corto-, por lo que una lectura que no demande mayor complicación logrará que sea rápidamente entendida. Reemplaza las palabras complejas por sinónimos de uso cotidiano. Por ejemplo, puedes usar "ofertas de trabajo" en vez de "oportunidades laborales".

Aprende más sobre el uso de lenguaje simple.

Evita el uso de adverbios

Con el fin de promover un lenguaje inclusivo, no se debe usar adverbios como "aquí", "acá", "ahí", "allí" o "allá" para ubicar al usuario en una página web. Esto con el fin de permitir mayor accesibilidad y una mejor experiencia de navegación a las personas con discapacidad visual.