Guía para testear

Analizar la información y convertirla en hallazgos

Finalizada la ronda de testeos, debemos analizar los resultados. Primero debemos analizar si el usuario pudo cumplir con las tareas que le pedimos realizar con el prototipo, y si las cumplió con dificultad o no. Si una tarea no fue cumplida por ningún usuario o por muy pocos, debemos plantear una hipótesis sobre qué podría estar fallando.

Podríamos detectar que se trata del texto de un botón, la ubicación de un campo o toda una pantalla dentro del flujo que no está en donde corresponde. Con estas hipótesis debemos mejorar el prototipo y volver a testear en una nueva ronda, donde podremos comprobar si nuestra solución hace que más usuarios logren cumplir la tarea evaluada.

En esta etapa de evaluación de resultados es fundamental diferenciar entre lo que los usuarios dicen y lo que los usuarios hacen con el prototipo. Por ejemplo, un usuario puede decir que espera encontrar el chat en la parte superior de la página, sin embargo, lo busca automáticamente en la parte inferior.