Guía para testear

Armar una guía de testeo

La guía de testeo es el guión que utilizaremos al momento de realizar el testeo. Es muy importante que incluya una breve introducción para que el usuario entienda que lo que se está evaluando es un servicio y no a él mismo. Debemos hacerlo sentir cómodo y que pueda darnos sus opiniones reales.

Se debe explicar al usuario qué es lo que esperamos de él, que nos cuente todo lo que pasa por su cabeza en voz alta, que vamos a pedirle que interactúe con un prototipo y que en ningún momento debe sentirse evaluado. Es importante generar un ambiente de confianza con el usuario, para ello debemos incluir preguntas que nos permitan conocerlo un poco más: podemos preguntarle su nombre, su ocupación, sus tareas, entre otras.

Luego de la introducción, nuestra guía debe contener una lista de tareas que esperamos que el usuario pueda realizar en el prototipo. Por ejemplo, si nuestro objetivo es que el usuario logre registrar su correo electrónico como medio de contacto en el servicio, esa sería la tarea. De esta manera podríamos ver qué decisiones toma el usuario, a qué opciones intenta hacer click y si logra cumplir la tarea o no.

Para cerrar la guía, es importante incluir una sección con recomendaciones finales que el usuario pueda darnos, ya que en ese momento podemos ahondar un poco más en algunos puntos importantes o conocer otros puntos nuevos. Después del testeo, también podemos darle espacio para que haga preguntas sobre el proyecto. Es muy importante que nos mostremos agradecidos por su colaboración.

En este ejemplo de guía de testeo se puede encontrar todas las secciones mencionadas y un modelo de cómo podría ser la introducción.